Llevar un estilo de vida saludable incluye una nutrición balanceada y cuidar los alimentos que se convierten en azúcar en la sangre. La dieta debe  incluir todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo. Y, en este sentido, prevenir enfermedades como la diabetes y las complicaciones derivadas.

Sin embargo, no solo las personas que sufren diabetes deben cuidar la alimentación y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Los expertos están de acuerdo que la prevención es fundamental desde edades tempranas.

Para empezar hay que dejar claro que en términos generales existen tres grupos de alimentos, también llamados macronutrientes. Estos son los carbohidratos, las proteínas y las grasas. El primer grupo está constituido por los azúcares como la miel, las pastas, los cereales, el pan, así como los granos y las frutas.

Las proteínas, por su parte, incluyen las carnes rojas, carnes blancas como el pescado, embutidos, huevos y quesos. Por último, las grasas se dividen en dos: las de origen vegetal, como aceites, el aguacate, nueces y semillas; y las de origen animal, que son las que se encuentran en las carnes, huevos y leche.

Así, cuando los carbohidratos entran a las células del cuerpo se convierten en glucosa o azúcar en la sangre. Cabe mencionar que todo el grupo de alimentos en general, sin importar si es dulce o salado, una porción de pasta o una manzana, se convierte en glucosa, la cual será usada en forma de energía.

De hecho, la explicación de lo que ocurre en la diabetes es que el cuerpo no produce suficiente insulina-o no la usa de manera óptima- para almacenar el azúcar de los carbohidratos, consecuentemente este no entra a las células y por el contrario se acumula en la sangre.

¿Hay que dejar de comer carbohidratos?

“Esto no significa que debamos dejar de comer carbohidratos, ya que son la principal fuente de energía, sino que podemos moderar su efecto sobre los niveles de azúcar. Se debe cambiar la cantidad y proporción de cada grupo de alimentos que consumimos en la dieta. A pesar de que los carbohidratos son alimentos que elevan el azúcar más que las proteínas y las grasas, el cuerpo humano los necesita para producir energía”, afirma el portal especializado DiabetCentro.

Por otro lado, tanto las grasas como las proteínas pueden prescindir de la insulina para ingresar a las células del cuerpo y son esenciales por sus extendidas funciones en el organismo. Estas no afectarán los niveles de azúcar como los carbohidratos ya que su efecto es menor.

En conclusión, es recomendable incluir todos los grupos de alimentos en la dieta: carbohidratos, proteínas y grasas, en razón a que cada uno cumple funciones específicas que contribuyen para mantener una buena salud.

No obstante, es necesario adecuar las porciones según las necesidades y factores de riesgo de cada uno. Por ello, visitar periódicamente a un especialista es una de las principales recomendaciones, más aún si padece alguna enfermedad como diabetes o hipertensión.

Fuente:https://www.elnacional.com/life-style/estos-son-los-alimentos-que-se-convierten-en-azucar-en-la-sangre/